¿Libres o esclavas de los prejuicios?

Desde hace un tiempo en Occidente, puesto que en general ya no cultivamos el aprecio por la belleza en las escuelas ni en las casas, estamos permitiendo que toda esa bellísima urdimbre de tradiciones, conocimientos y contratos sociales se vaya diluyendo, y tanto académicos como políticos puedan considerarla impunemente una reliquia ideológica, un gasto inútil.

Nosotros, herederos del pensamiento Heleno, cultura en la que se basan nuestros estándares de belleza, para el caso; de belleza femenina: necesitamos resistir a los feismos que promueve un específico progresismo.

En especial el progresismo feminista que confunde a mansalva contextos antropológicos y al parecer desconoce nuestras raíces y nuestra herencia grecolatina.

Amiga feminista, tú que me lees. No desistas, no dejes de luchar. Pero por favor, piensa, detente un momento a pensar si es necesario abolir lo que somos (Occidente). Porque somos Occidente.

¿Por qué sería diferente la lucha perdiendo –necesariamente– esa percepción y cuido por las formas?

¿Es acaso obligatorio que su disrupción, su grito de rebeldía deba adaptarse y rechazar tales estándares?

¿Si finalmente somos libres, si vivimos en pleno siglo XXI y podemos protestar como queramos por qué no hacerlo cultivando principalmente nuestros saberes, salud y espíritu, en palabras de Zenón, esa dietética del alma, no creen?

No se dejen engañar amigas feministas, nuestros estándares no tienen que ver con la tradición capitalista, si es acaso esa la causa que las atribula. Viene desde mucho antes.

¿Acaso no se han fijado en las obras esculpidas por Fidias hace más de dos mil trescientos años atrás? Miren el tallado de «Atenea Lemnia» en la Acrópolis. Esas tres chicas de arriba son su continuación.

La verdadera pregunta sería ¿realmente queremos libertad, igualdad o respeto? Si queremos en realidad respeto…¿es esta la forma correcta de ganarlo?

Es una observación esteticista que ojalá deprede pronto la falsa analogía que brinda el empoderamiento mal encausado como exaltar el Reguetón, por ejemplo, y aquí no hablo sobre lo moral, que es lo más importante.

Curioso que Kant (naturalmente hombre de su época) En «Consideraciones sobre el sentimiento de lo bello y lo sublime» no desfase lo ético de lo estético. En cierta medida lo segundo es un reflejo de lo primero.

Posdata:

  1. No es esta una imposición, solo es una descripción contextual y coyuntural de una circunstancia que es evidente (el que se asuma que nuestro estándar de belleza occidental sea producto del capitalismo, cuando tiene un origen heleno puramente, específicamente dorio que es el que es apropiado por los pueblos de la Heliade, que eran anteriores a la concreción de la magna Grecia de Pericles).
  2. Es mi punto de vista coincientizado y asumido porque nuestros valores (justificia, bondad, nobleza, virtud) son reinterpretaciones de la cultura clásica que luego en el renacimiento se ven reforzadas (por algo el renacimiento se llamó renacimiento).
  3. Es una observación y explicación de lo anterior que generalmente o se desconoce o se descontextualiza en el debate sobre los estándares de belleza. Que toda esa cultura haya sido creada por el hombre (patriarcado) en detrimento a la mujer no es lo que cuestiono o niego aquí.
  4. Mi punto central lo respaldo diciendo que, en cualquier lectura de los clásicos, desde Sófocles hasta Eurípides o desde Menandro hasta Jenofonte, yéndonos a lo escrito por Platón en el Criton, cultivar el carácter y la emoción (ataraxia), el ornamento (accesorio), no hace falta, según éste mucho pervierte el alma (noxopronoxis) porque nos lleva a la ambición por lo material. Básicamente cultivar eso es estético desde esa visión.

La duda

Visitando la duda, me ha sorprendido en la puerta una simpática interrogante. La soporto por educación, porque por muy simpática que sea, llega un momento en que resulta intimidante y hasta un tanto tenaz.
Me ofrece en una bandeja una rebanada de confianza, la cual rechazo al vuelo. Se sonríe amablemente pero me cae tan mal que hasta empiezo a pensar que se está burlando de mí.
La Indecisión ha tocado la puerta, al igual que yo ha venido por la duda, también la ha recibido la odiosa interrogante pero aún no se decide si entra o no… yo al menos estoy dentro, pero hasta que la duda no salga a recibirme, no pienso retirarme.
Los gemelos de interrogación habían olvidado sus sombreros, pasaron de prisa por ellos, pero alguna otra cosa esperan porque se han quedado pensativos parados en cada extremo de la casa. ¡Qué locura la de esos dos!

Mi amiga la preocupación está a punto de llamarme, lo sé…con lo puntual que es en todo. Me irrita el caos que hay en esta casa de haber sabido ni vengo, pero es difícil salir si no sale la duda, pues curiosidad no permite que uno se vaya sin verle, es muy insistente y aquí entre nos, a veces suele ser insoportable.

Doña Angustia me ha servido el té, me ha pedido que no lo deje enfriar…es muy atenta aunque su mirada asusta y luego de un buen rato de espera finalmente veo salir la duda y viene acompañada de culpa. Me saluda muy normal y me pide disculpas por haberme hecho esperar tanto. Me ha contado que ha vuelto a pelearse con su enemiga la certeza. Su rostro luce cansado, y después de escuchar su relato decido que mejor le dejo descansar.

Rechacé su oferta con sutileza, alcancé a ver una gran amiga que venía caminando y decidí disfrutar mi retorno a casa con ella… ¿la conocen? Se llama realidad

Me marché!


Pero el invierno llegó y debía seguir mi camino, buscar refugio, sobrevivir. Fieras y bestias amenazaban mis apresurados pasos, pero no tuve miedo de continuar adelante. Alguien me extraña? No podría saberlo. A quien extraño yo? Vaya que tontería… nadie es imprescindible. Todos caminamos al mismo lugar aunque tomemos rutas distintas… será verdad? A quien le importa..? A todos! Creo.

Mirar el cielo azul, donde vive ese Dios que adoramos y culpamos de nuestras miserias parece un consuelo pero no lo es… es pura distracción, hay que moverse, andar… alcanzar cosas que nos hagan sentir grandes. En serio… es necesario competir? O más bien, demostrar que podemos? Y por qué no hacerlo? Qué sentido tendría estar aquí sin razón ni nada que perseguir?

Es bueno irnos, salir de ese círculo vicioso. Saborear la vida… leer. Que lejos podemos llegar leyendo! A dónde quieres ir? Porque yo solo quiero ir a casa y pensar en mi plan de escape… para volver a irme, para sorprenderme…para aventurarme.

Curioso. Cada vez que me marcho para no volver regreso al mismo lugar…pero siempre me voy otra vez. Que eso es la vida te digo. 

Subiendo la montaña en tacones

 

f889b5e8-e268-403f-a249-894240288512.jpg

Trata básicamente de los obstáculos que enfrentamos las mujeres en las sociedades machistas, pero debemos dejar de culpar a los hombres, pues no son culpables, incluso nosotras somos más machistas que ellos por el modo que estamos criando a nuestros hijos e hijas. Abandonar esa competencia por igualdad y empezar a ganar respeto, puede ser uno de esos pasos que no hemos dado y que nos faltan para llegar a la meta deseada…este libro promete motivación a esa mujer exitosa que llevas dentro y que solo duerme.
Consejos y formas de lograr emprender un negocio basado en experiencias de mujeres luchadoras y ganadoras…ideas de negocios que puedes emprender con poco capital o ninguno… como acomodar tu carrera a tu estilo de vida, cursos sugeridos para poder obtener mejores resultados en tus propósitos, algunos totalmente gratis y que puedes recibir por email, aplicaciones sugeridas y biografías que inspiran. .. la imagen que debemos proyectar y como usar nuestros atributos femeninos a nuestro favor sin caer en lo vulgar ni perder tu dignidad… no confiar en los halagos que distraen y salir de amistades y relaciones tóxicas.
Uso adecuado de las redes sociales para promover tu imagen o negocio. ..
Superar a un ex que nos hizo daño, ganar la batalla a la depresión, ver el fracaso como una experiencia necesaria y no estancarnos.
La lucha contra el dolor luego de la pérdida de un embarazo o un hijo.
Vender una idea, servicio o un producto, pero nunca vender tu cuerpo.
Entre otros temas de interés femenino.
Es un libro con información necesaria para entender que no estás sola y que eso que pasaste o estás pasando yo también lo pasé y de alguna manera quiero indicarle el camino a seguir para salir adelante airosa…ser independiente es posible…siempre y cuando tú lo desees. De antemano, gracias por apoyarme.

Aquí el link para ver el libro en Amazon.