¿Cómo y Porqué fingir un orgasmo?

No podemos negar que existen relaciones “de compromiso”, relaciones “forzadas”, relaciones “secas”, relaciones “dudosas”, relaciones de deseo “fingido” y relaciones que nada que ver, pues no comulgan con el corazón de la mujer.

Pero cuando la relación sexual se efectúa conjugando los sentimientos del corazón, con el deseo y la pasión, la mujer comulga gloriosamente con su hombre, entregándole sus virtudes más preciadas, y el acto sexual se vuelve un verdadero ritual de caricias, besos y sensaciones de alto nivel en materia de sexualidad humana.

Alcanzar el estado de clímax, u orgasmo, es un acto de dos: Uno que ama mucho, y otro que ama mejor. Pero se preguntarán muchas mujeres: ¿Por qué el hombre es capaz de eyacular grandes cantidades de semen en la vagina femenina y la mujer no?…¡La mujer también puede eyacular!

La ciencia y la tecnología están tan avanzadas hoy día, que en materia de Sexología humana, ya no es desconocido ésto, ni tampoco lo desconocen los expertos de la medicina y la salud reproductora de la mujer, quienes sugieren que existe y asiste un gran porcentaje de razón al asegurar que la eyaculación femenina procede del tejido esponjoso, que envuelve la parte trasera del punto G, dicen es igual o casi similar a la próstata del hombre, y al ser estimulado el punto G, ese tejido segrega y escurre líquido por la glándula uretral. A eso se le conoce como eyaculación femenina y muy pocas mujeres lo saben.

De hecho se conocen muchos casos en que ni la misma mujer sabe, ni se da cuenta cuando ha alcanzado su orgasmo o múltiples orgasmos en una sola relación, a pesar de que su hombre, previamente se ha encargado de estimular perfectamente el clítoris y hasta su punto G. Ella busca más y más placer. La mujer en su necia fantasía, va mucho más allá del delirio, más allá del placer, más allá del orgasmo, más allá del éxtasis. ¡Ella quiere tocar el cielo con su elixir de amor, y entregárselo todo a su compañero!

La vagina femenina por lo tanto; puede encontrarse muy bien lubricada, muy bien preparada y dispuesta para el coito, pero algunos señores buscan señales más vitales, más sutiles, más obvias, más “encantadas” para cantar su gloria y sentirse el más “macho” de todos, o el más experto en calentamientos sexuales. Y la verdad amigas queridas es que la mujer posee una gran ventaja. Ella puede tener 4 o más orgasmos en una sólo relación, cuando el varón sólo alcanza uno y además, la mujer tiene más aguante en la cama que el propio varón.

Pero él, de hecho se siente un “campeón”, o un adonis cuando logra extraer los flujos vaginales, jugos o líquidos blanquecinos de su mujer, tan esperados, deliciosos y ansiados para él. Y la mujer multiorgásmica por supuesto, se siente realizada, se siente una real hembra en los fuertes brazos de su compañero. ¡Se sienten ambos tocar el cielo, como si fuese en la tierra!

Es un acto supremo amigas queridas, comulgar con la pareja de esta manera tan plena. Darse cuenta de la metamorfosis que se opera en el organismo femenino cuando después del orgasmo, la eyaculación de la mujer se encuentra, se mezcla y se fusiona con la eyaculación zoospermática del varón simultáneamente, o como comúnmente se dice: “Terminar al mismo tiempo”.

Sin embargo, no todo es color de rosa para miles de mujeres anorgásmicas en el mundo. Mujeres que padecen de frigidez, frialdad sexual o viceversa, eyaculación precoz (igual que algunos hombres), mujeres que refieren algún tipo de disfunción erótica-sexual, se las tienen que ver negras para complacer al compañero que pide, exige y reclama casi a gritos, su derecho a beber del elíxir sagrado. Mujeres que no segregan ninguna gota de líquidos ni claros ni blanquecinos.

Mujeres que sufren durante el acto sexual. Mujeres que en la cama desean con toda el alma sentir algo, un poquito aunque sea, pero que las condiciones les son adversas por alguna razón. Es tanta la necesidad y el anhelo de ofrecerle amor y placer al compañero, que hasta se las ingenian para fingir orgasmos que están muy lejos de sentir. ¡Es un sufrimiento atroz!

Pero hablemos también amigas queridas, de algo muy importante de señalar: ¿Qué pasa cuando la mujer utiliza su cuerpo para obtener algún beneficio propio fingiendo un orgasmo? ¿Se puede fingir un orgasmo, sin que el hombre se de cuenta de que aquella mujer no está sintiendo nada? Eso es algo muy triste… y peor cuando el hombre solo desea sentirse bien y no le importa mas nada.


Anuncios

Si hay dudas…mejor no.

images

Hay una cosa que toda mujer necesita para sentirse amada y se llama respeto.

Cuando no se recibe lo mismo que se da, siempre hay inconformidad y desencanto. A ninguna mujer que sea fiel, le gusta saber que la engañan y le mienten, pues ese dolor de saber que a quien entrega su alma y su vida, no aprecia su sacrificio, le va a trabajar en la psiquis y terminará por vengarse.

Pero esa no es una solución, eso simplemente agravia la cosa, porque de ahí en adelante se convierte en un circulo vicioso…y va a doler más, porque al entregarse a otro hombre, se pierde todo lo valioso que existe en una relación de pareja. Ya no hay exclusivad, y para ocultar las infidelidades se vive de una mentira en otra… cada mentira es una herida más profunda y el amor se va convirtiendo en rabia, en angustia, en rivalidad.

Cuando una pareja alguna diferencia o discusión pendiente, lo mejor es tratar de aclarar las cosas, que ambos queden conformes con la conclusión del tema. Cuando uno de los dos se niega a conversar sobre lo que le duele al otro, o lo que le preocupa o angusta, es porque simplemente está mintiendo y teme abundar mucho y ser descubierto.

Cuando algo así sucede, no hay respeto. Quien te ama tratará de arreglar las cosas, de explicarte, de dejarte sin dudas de su amor… de lo contrario amiga, solo están jugando contigo. No seas ciega.

Se busca un amante

unnamed (1)

La mayoría de las mujeres casadas padecen un mismo mal. Soledad.

Después de cierto tiempo de matrimonio, el marido se aburre de la misma mujer,se hastía de la rutina y empieza a voltear su cara cada vez que una mujer más joven se atraviesa a su paso. Se acaban los detalles, la pasión se esfuma y los domingos se van acabando esos paseos familiares porque surgen “imprevistos”en la vida del señor de la casa que no estaban en los planes familiares de fin de semana. Ese único día que tenían para dedicarse uno al otro, y compartir con los hijos, poco a poco se va eliminado y ella se acostumbra a salir con los niños sola, o en su defecto esperar en casa, mirando por la ventana como cruzan las parejas agarraditas de la mano, cuando van comenzando una relación…y es una mezcla de sentimientos, entre envidia, por desear con tantas ansías volver a vivir esos momentos y Compasión, porque al verse en los zapatos de la chica, sabe que en unos a;os ella va estar igual de triste y sola, aunque su amado aún siga conviviendo con ella.

Entonces ver pasar los días y sentirse como un objeto necesario más en la vida de su hombre, se convierte en una tortura. Ya por más bonita que se ponga no le escucha decir un halago, no forma parte de sus prioridades, no lo entusiasma, aunque se meta en el gimnasio o haga dietas estrictas con tal de volver a despertar el interés de su hombre. Porqué debemos las mujeres soportar algo así? Portarnos bien, mantenernos firmes y fieles con nuestras parejas y luego sufrir este abandono, y aunque tengamoscientos de pretendientes, no cedemos, porque en el fondo sentimos que podríamos perder el amor de nuestro hombre si resultaramos descubiertas en una infidelidad. Pero, perder qué cosa? Si estamos solas!!

Una amiga precisamente anoche me comentaba que hoy en día todas las parejas, hombres y mujeres han optado por conseguir un amante, alguien que en esas situaciones les evite muchas amarguras, pues, la mujer estarís bien atendida sexualmente y por ende, siempre de buen humor. Pero, de qué sirve entonces estar casadas? Mi amiga establece que el matrimonio es un estatus social y nada más, que nada tiene que ver con los sentimientos. Pero, y no nos casamos enamorados? Soñando con ir por la vida juntos, sobrellevando en equipo los obstáculos y llegar a la vejez juntos, cuidando uno del otro?

Mi opinión personal sobre este tema es que ninguna mujer merece estar con un hombre que no la haga sonreir. Que ningún ser humano merece que se le utilice de una forma tan egoísta e insensible.No hay que burcar un amante, porque ese amante es tu propio esposo… un esposo debe ser amigo, novio, compañero, amante, complice, hermano…etc. No alguien que sin importar como te sientas, salga y regrese a casa poniéndo mil excusas para escapar de ti.

Creo que si te identificas con este post, y vives algo similar tienes dos opciones: Intentar recuperar tu relación corrigiendo lo que sea que esté causando el distanciamiento,y si no hay nada…solo es “hijeputez” de tu pareja, pues alejarte de esa vida que solo te consume esperando algo que no va suceder… porque cada vez que reclames o descubras una pista de que existe alguien más, el cambiará dos o tres días, pero nada más, al poco tiempo volverás a sentirte así: sola, seca… y abandonada. Escuchando sus ronquidos en las noches sin poder pegar un ojo porque no sabes que diablos estás haciendo mal…

No, amiga… no necesitas un amante, necesitas un nuevo amor, que te haga sentir viva y que esté loco por escaparse del trabajo un rato, tan solo para verte, conversar sobre cualquier tontería y hacerte el amor….Todo tiene su fecha de vencimiento y las relaciones de pareja no son la excepción.

Ya las personas no hacen el amor…

 

Estuve silente y escuchando muy de cerca, sin proponérmelo si quiera, una conversación de dos personas, que según lo que decían, asumí inmediatamente que se tenían muchas ganas… pero nada de afecto. Primeramente, el muchacho le proponía de una forma muy vulgar a la joven salir a “comerse eso de nuevo” y ella con una sonrisa de oreja a oreja y ojos brillosos, intentaba ponerse de acuerdo para que el Romeo en cuestión la pudiera recoger en la escuela para ella salir una hora antes y asi sus padres no sospecharan sobre esa aventura sexual.

Yo, estaba esperando una amiga en aquel lugar, sin embargo llegué hasta a tardar varias veces en responderle sus mensajes para darle mi ubicación por estar pendiente a aquella situación tan común hoy en día y a la vez un poco deprimente.

Llama a la reflexión ver como la mujer de hoy no le da ningún valor a entregarse a un hombre, entre las que se venden por par de pesos y las que se “enamoran” de un loquito que solo las utiliza y se ríe de ellas, no sabemos cuál tiene menos dignidad.

La cosa es que ver aquella escena tan de cerca, me hizo preguntar muchas cosas y recordar otras. Preguntarme: Porqué las personas ya no hacen el amor? Porqué no se toman ese preambulo para sentir nervios y cosquillas en el estómago? Porqué algo tan bonito tiene que ser tan feo? Y recordar cuando fui estudiante y los muchachos se tomaban el tiempo de escribirnos en un papel algo bonito o ir a nuestras casas expuestos a que nuestro padre los sacara a patadas por intentar pedir nuestra mano…

Dónde quedaron las miraditas de reojo, el hacernos “yuca” pasando muchas veces donde sabiamos que estaba quien nos gustaba… y sobre todo donde quedaron los sentimientos, eso de pensarlo siempre y no querer conocer más nadie porque lo amamos a él o ella?

Nadie quiere esperar a nadie, ni quiere sufrir por nadie… ya el amor moderno es un simple revolcón y si te vi ni me acuerdo. Hacer “coro” no es en una iglesia y tener intimidas no significa nada más que compartir como se comparte una copa o un pedazo de pan… ya las manos no le sudan a las muchachas cuando se ponen nerviosas, les suda otra cosa… y resulta que no se ponen el vestido más bonito para lucir al enamorado, se los quitan.

Ya no hay magia ni emoción en las relaciones de hoy y sin esa magia que ilusiona, enloquece y hasta duele… sencillamente no puede existir amor.