Amando a un canalla

2deb47410fefb2a8ed3194b113d856cb

¿El? El era un canalla, de esos que no temen ser descubiertos en sus fechorías, porque ya se sienten expertos… Estaba un poco viejo, pero su picardía lo hacía lucir interesante y muy atractivo.

Tenía la voz ronca, como quien estaba recién acabado de despertar y una barba blanca, de esas que se ve bien pero a uno no le acaba de gustar del todo.

El era un pervertido. Un maniático… mujeriego. Pero amaba, daba todo… y eso era lo que hacía que fuera  inolvidable.

No conocía de imposibles, no tenía ningún límite, nunca lo vi con miedo… era un total ganador.

Un hombre grande, aunque de baja estatura. Lleno de vida, de ideas… listo para hacer lo necesario en el momento justo.

Tenía un gusto exquisito, en perfumes, bebidas y mujeres… era todo un catador, un descarado que solo le importaba vivir en todo el sentido de la palabra.

Sus manos eran fuertes, sus labios gruesos y su mirada intensa.

Su risa escandalosa, su palabra muy precisa y su bebida sin hielo…

Adoraba la abundancia, todo tenía que ser mucho… la comida, la ropa, el sexo…

Decidí dejarlo porque él no nació para amar a una sola… detestaba la rutina, lo encendía la lujuria y se emocionaba con la novedad de otra piel distinta en su cama.

Hace mucho que no sé nada de él. Debe estar ahora mismo conquistando a su nueva amante…con esa sonrisa pícara y sexy. Con esas historias inventadas que convencen a cualquiera… con esos detalles y ocurrencias que enloquecen a cualquier mujer.

Me alejé  porque a su lado no iba a poder ser feliz… el amando a tantas otras y yo solo amándolo a él.

Sin embargo el recuerdo de haber sido suya me basta para agradecer el tiempo que me dedicó  y que maravillosamente disfruté… A veces me llega su perfume con la brisa de las mañanas y me da la sensación de  tener su barba cerca de mi cuello…

A lo mejor debía irme para nunca dejarlo de amar…para que no acabara esto tan bonito y confuso que me hizo sentir.

Me di cuenta que no necesito estar a su lado para amarlo… porque solo estando lejos puedo amarlo así como él es.

La conozco

01f21c31b3900ceecb5efc1cffd5a224
 
Yo conozco a la mujer que te ama, podría hasta decirse que es mi mejor amiga, es voluble, lo sé y a veces me cuesta tanto trabajo entenderla, pero es tierna y cariñosa y cuando escucha tu nombre, sus ojos brillan y su corazón se acelera sin control.
Te voy a decir algo… Tómalo como un secreto, ella me pidió que no te lo dijera, pero creo que es muy importante que tu lo sepas…
Te extraña y a pesar de negar que te ama, conmigo ella no puede disimular.
Cuando escucha tu nombre te añora, cuando teme encontrarte se inquieta, guarda tu foto y la ve con cierta tristeza en los ojos, recuerda tu teléfono y le duele no poder llamarte, platica con tus amigos, aún sabiendo que ellos no la pueden ver igual que antes.
Créeme, le ha sido muy difícil vivir sin ti. Sin embargo no debes buscarla, entender que es imposible es lo mejor para ambos.
A veces, en medio de una frase donde se refiera a algo que tenga que ver contigo, siente que le faltan las palabras. En esos momentos yo adivino que tú has llegado a su mente, y a ella le duele recordar. Por eso busca otros medios para distraerse y nisiquiera pensarte. Se refugia en otras cosas… pero sabe que no podrá olvidar.
La vida la ha enseñado a desconfiar, a dudar de las personas… por eso algunas veces podría parecer hasta un poco ermitaña.
Al principio ella hablaba mucho de ti, no creía que te había perdido y su tono de voz al hablar sonaba hasta algo… divertido.
Pero el tiempo cambió y ella ya no te nombra, yo sabía que no era porque no quisiera, simplemente comprendía que ya no te tenía, y el nombrarte le hacía daño. decidio seguir su camino y dejarte seguir el tuyo.
Le es difícil sonreír aún cuando presume su belleza a los demás hombres.
Te sigue queriendo porque tú no sales de su mente. No, nunca me lo ha dicho, nunca hemos hablado de ti, y no hace falta, la comprendo porque el silencio interrumpe su alegría y porque la presencia de alguien que la pretenda le es indiferente, no significa nada para ella.
No te quiere llamar, no te va a llamar, no se quiere arriesgar a provocar una situación que la atormente.
Si la ves con otro, recuerda que sólo el tiempo podrá curar sus heridas…y tarde o temprano ese momento ha de llegar.
Tenía que decírtelo, tenías que saberlo, y si te sorprende saberlo y quieres saber su nombre, conoces el mío y con eso basta…porque esa mujer soy yo.