Si hay dudas…mejor no.

images

Hay una cosa que toda mujer necesita para sentirse amada y se llama respeto.

Cuando no se recibe lo mismo que se da, siempre hay inconformidad y desencanto. A ninguna mujer que sea fiel, le gusta saber que la engañan y le mienten, pues ese dolor de saber que a quien entrega su alma y su vida, no aprecia su sacrificio, le va a trabajar en la psiquis y terminará por vengarse.

Pero esa no es una solución, eso simplemente agravia la cosa, porque de ahí en adelante se convierte en un circulo vicioso…y va a doler más, porque al entregarse a otro hombre, se pierde todo lo valioso que existe en una relación de pareja. Ya no hay exclusivad, y para ocultar las infidelidades se vive de una mentira en otra… cada mentira es una herida más profunda y el amor se va convirtiendo en rabia, en angustia, en rivalidad.

Cuando una pareja alguna diferencia o discusión pendiente, lo mejor es tratar de aclarar las cosas, que ambos queden conformes con la conclusión del tema. Cuando uno de los dos se niega a conversar sobre lo que le duele al otro, o lo que le preocupa o angusta, es porque simplemente está mintiendo y teme abundar mucho y ser descubierto.

Cuando algo así sucede, no hay respeto. Quien te ama tratará de arreglar las cosas, de explicarte, de dejarte sin dudas de su amor… de lo contrario amiga, solo están jugando contigo. No seas ciega.

Anuncios

Se busca un amante

unnamed (1)

La mayoría de las mujeres casadas padecen un mismo mal. Soledad.

Después de cierto tiempo de matrimonio, el marido se aburre de la misma mujer,se hastía de la rutina y empieza a voltear su cara cada vez que una mujer más joven se atraviesa a su paso. Se acaban los detalles, la pasión se esfuma y los domingos se van acabando esos paseos familiares porque surgen “imprevistos”en la vida del señor de la casa que no estaban en los planes familiares de fin de semana. Ese único día que tenían para dedicarse uno al otro, y compartir con los hijos, poco a poco se va eliminado y ella se acostumbra a salir con los niños sola, o en su defecto esperar en casa, mirando por la ventana como cruzan las parejas agarraditas de la mano, cuando van comenzando una relación…y es una mezcla de sentimientos, entre envidia, por desear con tantas ansías volver a vivir esos momentos y Compasión, porque al verse en los zapatos de la chica, sabe que en unos a;os ella va estar igual de triste y sola, aunque su amado aún siga conviviendo con ella.

Entonces ver pasar los días y sentirse como un objeto necesario más en la vida de su hombre, se convierte en una tortura. Ya por más bonita que se ponga no le escucha decir un halago, no forma parte de sus prioridades, no lo entusiasma, aunque se meta en el gimnasio o haga dietas estrictas con tal de volver a despertar el interés de su hombre. Porqué debemos las mujeres soportar algo así? Portarnos bien, mantenernos firmes y fieles con nuestras parejas y luego sufrir este abandono, y aunque tengamoscientos de pretendientes, no cedemos, porque en el fondo sentimos que podríamos perder el amor de nuestro hombre si resultaramos descubiertas en una infidelidad. Pero, perder qué cosa? Si estamos solas!!

Una amiga precisamente anoche me comentaba que hoy en día todas las parejas, hombres y mujeres han optado por conseguir un amante, alguien que en esas situaciones les evite muchas amarguras, pues, la mujer estarís bien atendida sexualmente y por ende, siempre de buen humor. Pero, de qué sirve entonces estar casadas? Mi amiga establece que el matrimonio es un estatus social y nada más, que nada tiene que ver con los sentimientos. Pero, y no nos casamos enamorados? Soñando con ir por la vida juntos, sobrellevando en equipo los obstáculos y llegar a la vejez juntos, cuidando uno del otro?

Mi opinión personal sobre este tema es que ninguna mujer merece estar con un hombre que no la haga sonreir. Que ningún ser humano merece que se le utilice de una forma tan egoísta e insensible.No hay que burcar un amante, porque ese amante es tu propio esposo… un esposo debe ser amigo, novio, compañero, amante, complice, hermano…etc. No alguien que sin importar como te sientas, salga y regrese a casa poniéndo mil excusas para escapar de ti.

Creo que si te identificas con este post, y vives algo similar tienes dos opciones: Intentar recuperar tu relación corrigiendo lo que sea que esté causando el distanciamiento,y si no hay nada…solo es “hijeputez” de tu pareja, pues alejarte de esa vida que solo te consume esperando algo que no va suceder… porque cada vez que reclames o descubras una pista de que existe alguien más, el cambiará dos o tres días, pero nada más, al poco tiempo volverás a sentirte así: sola, seca… y abandonada. Escuchando sus ronquidos en las noches sin poder pegar un ojo porque no sabes que diablos estás haciendo mal…

No, amiga… no necesitas un amante, necesitas un nuevo amor, que te haga sentir viva y que esté loco por escaparse del trabajo un rato, tan solo para verte, conversar sobre cualquier tontería y hacerte el amor….Todo tiene su fecha de vencimiento y las relaciones de pareja no son la excepción.

¿Por qué celebrar el día de las madres?

Felicito a todas las madres que me leen y me siguen en esta fecha tan especial, espero que la estén pasando divino en compañía de sus familiares. En esta ocasión les traigo un pequeño resumen del porqué celebramos este día, pues aunque les parezca algo muy obvio por los meritos que tiene cada madre, cuando celebramos una fecha importante eso tiene un motivo y un inicio en la historia.

12743977_10153887536346000_4626786209058557753_n

Las primeras celebraciones del Día de la Madre se remontan a la antigua Grecia, donde se le rendían honores a Rea, la madre de los dioses Zeus, Poseidón y Hades.

Igualmente los romanos llamaron a esta celebración Hilaria cuando la adquirieron de los griegos. Se celebraba el 15 de marzo en el templo de Cibeles y durante tres días se realizaban ofrendas.

Los católicos transformaron estas celebraciones para honrar a la Virgen María, la madre de Jesús. En el santoral católico el 8 de diciembre se celebra la fiesta de la Inmaculada Concepción, fecha que los católicos adoptaron para la celebración del Día de la Madre.

En Inglaterra hacia el siglo XVII, tenía lugar un acontecimiento similar, también relacionado con la Virgen, que se denominaba Domingo de las Madres. Los niños concurrían a misa y regresaban a sus hogares con regalos para sus progenitoras. Además, como muchas personas trabajaban para gente acaudalada y no tenían la oportunidad de estar en sus hogares, ese Domingo se le daba el día libre para visitar a sus familias.

En 1870 la poetisa y activista Julia Ward Howe escribió la Proclama del Día de la Madre, un apasionado llamado a la paz y al desarme. Durante un par de años, Ward Howe empeñó sus esfuerzos en llevar a cabo un congreso de esta naturaleza.

De todos modos, en 1873, mujeres en 18 ciudades estadounidenses realizaron una reunión del Día de la Madre. Boston lo siguió celebrando durante al menos una década más. Al paso de los años, se fueron apagando más festejos. Howe continuó trabajando por otras vías por los derechos de las mujeres y por la paz. El 12 de mayo de 1907 dos años después de la muerte de su madre, Ana Jervis quiso conmemorar el fallecimiento y organizó un Día de la Madre para hacerlo. A partir de entonces encabezó una activa campaña que fue extendiéndose a todo el territorio de los Estados Unidos.

Finalmente, siete años después el presidente Woodrow Wilson declaró en el año 1914, el Día de la Madre como el segundo domingo de mayo en Estados Unidos. Así fue gestado el día internacional de la madre que después fue encontrando eco en otros países que lo adoptaron hasta tenerse la celebración conocida en la actualidad.

Fuente: Wikipedia

Me he tomado el atrevimiento de hacerles un podcast con el tema que adjunto a este post, y que espero que sea de su agrado.

Recuerden que mis podcast se pueden descargar desde el Itunes y Soundcast para escuchar en sus teléfonos móviles, ipods y tablets en el momento que deseen o enviar a sus amistades por whatsapp.

 

Las 6 frases que dicen TODAS las madres

12743977_10153887536346000_4626786209058557753_n
Aquí su servidora posando con mi hermoso hijo 🙂

Como estamos en el mes de las madres, me parece interesante compartir con ustedes estas 6 expresiones que todas las madres alguna vez dicen a sus hijos e hijas.

¿Alguna de estas expresiones les parece familiar?

  1. Este no es un hotel, mientras vivas en mi casa llegas a la hora que yo diga!

  2. Yo no sé, preguntale a tu papá.

  3. Esto no es un restaurante, si no quieres eso, no comas nada.

  4. Cuando tengas tus hijos entonces vas a entender mis razones…

  5. ¡Que sea la última vez!

  6. No me hagas parar de aquí…