Cuando las palabras sobran…


Te dejo…. Y me preguntas que porque nunca te quise.

“Mis labios nunca dirán lo que tanto mis acciones te repetían a diario”

Quisiera con toda mi alma explicarte lo mucho que te quise y aún te quiero… me gustaría que te pudieras sentar a escuchar las veces que dejé de hacer cosas importantes para mí, solo para quedarme pegada a tu pecho escuchando los latidos de tu corazón, cuando al saber que iba a verte corrí como loca al salón de belleza a ponerme hermosa para ti… las tantas y tantas veces que miraba la puerta esperando que llegaras sin que tuviera que llamarte y pedírtelo…pero eso nunca pasó…cuando dormí con tu camiseta para sentir tu olor y como me reía sola recordando tus ocurrencias y tus pésimos chistes… esas veces que sentí celos y me los tragaba para no parecer una toxica amargada…cuando hacia investigaciones mejores que las del FBI para saber si me estabas engañando… las veces que pensé dejarte y no lo hice porque creí en ti y mandaba todo lo demás al diablo… cuando armaba un drama por todo tan solo para llamar tu atención y saber si en realidad te importaba mi felicidad… las veces que te mentí solo porque esa mentira te iba a regalar algún alivio o te haría confiar más en ti mismo… cuando hice el amor aunque no tenía ganas solo porque prefería complacerte y no hacerte sentir rechazado… cuando te dije que todo estaba bien que no te preocuparas a pesar que todo el mundo se me caía encima… las veces que no acepté tu ayuda económica porque sabía que tu no estabas en tu mejor momento y deje de hacer algunas cosas que me gustaban para gastar menos y no causarte más preocupación y deudas…cuando te ibas y luego cada carro que escuchaba deseaba que fueras tu que habías vuelto abrazarme… cuando me alejé de los que no estaban de acuerdo con nuestra relación… cuando mentías y me daba cuenta pero me hacia la loca para no volver a discutir…

Pero luego las cosas se tornaron feas y luego todo era discusiones y dudas… entonces entendí que nada de lo que hice fue suficiente para ti. Dejaste de ser atento, olvidaste los pequeños detalles, te daba igual dormir enojado conmigo… y decidí que no iba a seguir a tu lado. Entendí que merecía más y te dejé …

Si encima de todo tengo que explicarte porque lo hice, entonces no le veo sentido… si después de todo lo que hice para hacerte feliz me haces esa pregunta, es porque nunca lo viste… mis palabras no van a cambiar nada.

Entonces  simplemente te miro a los ojos y veo que estas esperando una respuesta… y me limito a decir:

-No sé…

Y te vuelves  ir, como tantas veces te fuiste… pero la buena noticia es que ahora deseo con todas mis fuerzas que no regreses… nunca más.