La pluma rota

Se te rompió la pluma con la que escribiste mi nombre… Estabas tan seguro y decidido que utilizaste una tinta permanente, de esas que aunque llueva o vengan mil tormentas nunca podrían borrarse… Ahora dices que se ha roto la pluma y no se puede terminar la historia que empezaste a escribir, y yo decido dejarte ir… Porque de todos modos sigue ahí escrito mi nombre y cada vez que escribas encima con plumas de mala calidad, en tu apuro por ocultar el mío , vendrá el tiempo tan sabio y mostrará la verdad con la que está tatuada tu piel…. Y entonces buscaras mil formas de reparar la pluma que rompiste una vez lleno de rabia y por una tontería… Pero tal vez para ese entonces ya tenga en mis manos otra pluma y cuando llegues justamente esté colocando el punto en la “i” a la palabra “fin”.

Anuncios